Vacunación Felina y su importancia en hacerlo

IMG_2453

Las enfermedades infecciosas de los gatos y sus vacunas

Distintos factores predisponen a los felinos a enfermedades infecciosas, y
las vacunas siguen siendo la mejor forma de prevención. La vacunación,
sin embargo, debe realizarse por profesional médico veterinario y requiere
de un minucioso examen físico general y el descarte de enfermedades inmunosupresoras.

Enfermedades infecciosas en los gatos:

La prevalencia de las enfermedades infecciosas en los gatos es muy alta. Existe
una serie de factores que predisponen a esta situación, entre ellos:

1. El tipo de vida de nuestros gatos, es decir en semilibertad, lo que predispone
a que tengan mayor probabilidad de contraer enfermedades. Cabe aclarar, sin
embargo, que el aislamiento no es garantía de que el gato no contraiga
una enfermedad infecciosa.

2. La presencia en nuestro medio de una elevada prevalencia de retrovirus (V.I.F.
y ViLeF) y de Peritonitis Infecciosa Felina. Todas ellas marcadamente inmuno-supresoras.

3. La existencia de muchos focos con poblaciones numerosas de gatos callejeros,
sin control sanitario alguno (refugios, baldíos, hospitales, etc.)

4. El hecho de que los propietarios, en general, no cumplan con los planes
de vacunación. Esto pone en evidencia la necesidad de que los veterinarios
enfaticen con sus clientes la importancia de la vacunación en felinos.
La situación económica obviamente influye, pero debe tenerse en
cuenta que la prevención es más accesible que el tratamiento de
enfermedades graves y de curso largo.

5. La controversia existente referida a los planes de vacunación en
gatos y la aseveración por parte de especialistas norteamericanos acerca
de la posibilidad de revacunar cada 3 años. Al respecto, opino que no
se puede aplicar este tipo de sugerencia sin tener en cuenta las diferencias
ambientales entre ambos países. En EE.UU. se llevan a cabo planes de
erradicación de las enfermedades infecciosas en gatos, algo muy diferente
de lo que ocurre aquí y que torna impracticable lo propuesto en nuestro
medio.

La mejor prevención – las vacunas felinas:

Las vacunas siguen siendo la mejor medida para la prevención de muchas
enfermedades en los gatos. Lo importante es que el profesional que efectúa
el plan de vacunación siga una metodología en la aplicación
de las mismas.

Cabe aclarar que en muchas oportunidades las vacunas se venden al público
directamente y quienes lo hacen, que no son veterinarios, favorecen que estas
se apliquen en animales que no están en condiciones sanitarias para recibirlas.

El acto de vacunar no es solamente el de dar una inyección, sino que
implica una serie de aspectos a tener en cuenta, los que deben ser manejados
por un médico veterinario.

En el caso particular del gato, en condiciones ideales se debería partir
de un animal libre de Retrovirus, para lo cual sería conveniente efectuar
las pruebas diagnósticas para V.I.F y ViLeF. Esto trae aparejado un gasto
inicial que hay que fundamentar al cliente.


El diagnóstico de ViLeF en los gatos:

Este diagnóstico se efectúa determinando por medio de una Prueba
de Elisa el antígeno p27 viral. Es decir que solo se detectan los gatos
virémicos, persistentes o transitorios. Estos últimos pueden negativizarse,
motivo por el cual la prueba debe repetirse a las 4 – 8 semanas antes de considerarlos
enfermos.

Los gatos virémicos persistentes son los que manifiestan esta forma
clínica, y por lo general mueren en un período de 1 a 3 años
postinfección. Por este motivo, deben tratarse lo más precozmente
posible a fin de posponer los signos finales de inmunosupresión y prolongar
así su expectativa de vida.

El diagnóstico de V.I.F. en los gatos:

Se realiza en base a la determinación de anticuerpos séricos
o bien identificando la presencia del virus (PCR) en los gatos.-

La presencia de anticuerpos anti – V.I.F es diagnóstica para esta enfermedad.
Se presentan en el suero entre 3 y 6 semanas post – infección. La prueba
de Elisa en sus diversas presentaciones es altamente sensible para confirmar
la presencia de anticuerpos y presenta un porcentaje muy bajo de falsos positivos.

Tal como puede apreciarse, el diagnóstico de V.I.F es bastante simple.
Las dudas se presentan en los casos en que la prueba resulta positiva y no hubo
posibilidad de contacto con el virus. Por ello es sumamente importante efectuar
una minuciosa anamnesis, los propietarios muchas veces no recuerdan que años
atrás, por ejemplo, introdujeron otro gato a la casa, o si el que resulta
positivo a la prueba llegó a vagabundear antes de la castración.
Debe tenerse muy presente la cronicidad de esta virosis, previo a la presentación
de signos clínicos sospechosos de la misma en el gato.

Con respecto a los animales de menos de 6 meses, debe recordarse que pueden
tener anticuerpos maternos y por ello resultar positivos, motivo por el cual
se debe repetir la prueba de Elisa luego de los 6 meses. También pudieron
adquirir la enfermedad en el período perinatal y por eso resultar positivos.
Lo ideal es repetir nuevamente la prueba al año de edad.


Las vacunas felinas y el fibrosarcoma postvacunal:

Un minucioso examen físico general y el descarte de estas enfermedades
inmunosupresoras permite encarar un plan de vacunación en los gatos.
El mismo debe comenzar a los 45 – 60 días con la vacuna para Panleucopenia,
Calicivirus, Rinotraqueítis (con o sin Clamidias). Del mismo modo deben
aplicarse dos dosis de vacuna de Leucemia Felina y una antirrábica. En
nuestro medio deben repetirse anualmente.

Esto nos conduce a tratar otro tema de controversia acerca de las vacunas felinas
que es la presentación del sarcoma postvacunal.

Ante todo debe tenerse presente que no está perfectamente demostrado
como se produce el fibrosarcoma postvacunal. Hay que aclarar que esta enfermedad
es de muy baja incidencia y por ahora se piensa que el aluminio que contienen
algunas vacunas podría correlacionarse con la aparición de este
tipo de tumores en el gato.

Dicha sustancia se encuentra en muchas vacunas y no solo en la de Leucemia.
Hay muchos otros factores que no están aún investigados que podrían
predisponer a esta neoplasia.

Existen diversos tipos de fibrosarcomas y que el fibrosarcoma Postvacunal debe
ser confirmado por medio de una biopsia o de un estudio histopatológico,
pues tiene características típicas. Si esto no se hace se corre
el riesgo de responsabilizar a la vacuna ante cualquier tipo de fibrosarcoma
y de esa manera incrementar infundadamente la incidencia de esta enfermedad.

De las vacunas en el mercado, las candidatas a presentar sarcomas son la vacuna
antirrábica y la vacuna de Leucemia felina. Hay trabajos que apuntan
hacia el coadyuvante como factor desencadenante del sarcoma. Por ahora hay datos
estadísticos que asocian el sarcoma con estas vacunas pero se desconoce
aún cual es el mecanismo. Debe recordarse también la aparición
de sarcomas intraoculares luego de la inyección intravítrea de
Gentamicina para provocar la disminución del tamaño del globo
ocular en los felinos con glaucoma.

Es importante resaltar que el sitio de inoculación juega un papel importante,
no porque “impida” la presentación del sarcoma postvacunal,
sino porque las consecuencias de dicho sarcoma se pueden corregir. Por ejemplo,
ante la vacunación SC en parrilla costal nos encontramos con la presencia
de un sarcoma más complicado para extirpar. Se sugiere como lugares de
aplicación en los gatos al miembro posterior derecho para la aplicación
de vacuna Antirrábica y el miembro posterior izquierdo para la vacuna
de Leucemia.

Siempre la aplicación sobre un miembro nos dará mayores posibilidades
para la escisión de una masa tumoral o la amputación del miembro
que si el sarcoma se encontrara en parrilla costal.

Cuando se aplica una vacuna, la intención es provocar en un individuo
una reacción inmune que lo proteja de una determinada enfermedad. Las
vacunas son productos biológicos y constituyen una valiosa herramienta
en la lucha contra las enfermedades infecciosas. Así como los medicamentos
pueden tener efectos colaterales, las vacunas también pueden producir
reacciones que no son las esperadas, pero en un bajísimo porcentaje de
casos. La intención de esta actualización se orienta hacia la
divulgación de dichos efectos a fin de que se comprendan sus mecanismos
y la mejor manera de minimizarlos.

Información proporcionada por: foyel.com